ig logo.png

NUESTRA HISTORIA

Los papás daríamos la vida por nuestros hijos si fuese necesario. Dicen que Dios no nos pone una cruz mas difícil de la que podemos cargar, y cada vez que con Karen que vemos a Agustina y Josefa nos acordamos de esa frase que tantas veces hemos escuchado. 

 

Agustina y Josefa nacieron sanitas, ambas fueron unas guaguas y niñas preciosas, felices, inquietas, y claro, un desafío para nosotros. Nadie nace sabiendo ser papá. Para mi perfectas; para Karen un regalo que la vida nos había dado. 

 

Nuestras vidas iban como la de cualquier familia; vivíamos los cuatro en Quilpué, las niñitas acababan de terminar el año escolar y en diciembre del 2018 nos dan una noticia que parecía irreal; Josefa que tenía un tumor cerebral ¿Cómo podía ser esto posible?. Si nosotros, a penas entendíamos su diagnóstico y lo que estaba por venir ¿cómo se lo íbamos a explicar a nuestra pequeña princesa? 

 

Y así empezamos a recorrer juntos este camino, los cuatro como una familia tomados de la mano procurando otorgarle el mejor tratamiento posible y que al mismo tiempo intentando que disfrutara su infancia que esta enfermedad intentaba arrebatarle.

 

Meses después repetimos la historia, pues el cáncer volvió a tocar nuestra puerta. Esta vez era Agustina a quién le diagnosticaron cáncer pulmonar. Con ternura e inocencia inició el mismo largo y muchas veces doloroso camino que su hermana, y entre ambas nació una sinergia y complicidad imposible de describir. Se convirtieron en mejores amigas, pacientes, confidentes y luchadoras contra esta enfermedad, y pilar una de la otra en los momentos mas difíciles. 

 

Con Karen muchas veces nos preguntamos porqué no fuimos nosotros los elegidos; si pudiésemos intercambiar roles con nuestras niñitas y devolverles todo lo que el cáncer les ha quitado lo haríamos sin dudarlo. Pero no se puede. Nos toca luchar desde esta vereda, apoyarlas días a día, verlas salir adelante, dar a conocer su historia, porque si bien la vida muchas veces no es justa vale la pena vivirla. 


 

Karen y Jaime estan dedicados al 100% al cuidado de Agustina y Josefina, pues entre intervenciones quirúrgicas, quimioterapias, hospitalizaciones y tratamientos las niñitas necesitan de ellos 24/7. Ellos se hicieron una promesa; si el cáncer les robó la infancia, no se iba a llevar el resto de su vida, pero para que dicho anhelo sea posible necesitan de la ayuda y colaboración de gente anónima, personas como tú y yo, porque las cuentas médicas se acumulan sin piedad, por lo que, cualquier aporte para sacar a Agustina y Josefa adelante es tremendamente significativo para esta familia que es testimonio de amor y entrega de lo que los papás son capaces de hacer por sus hijos. 

1/3

24h

Si quieres ayudarnos, mandarnos saludos, buenas energías o rezos... puedes escribirnos en el formulario a continuación.

Escríbenos

MuchasGracias

Comparte nuestra historia:

© 2023 by Fundraising. Proudly created with Wix.com